Método para convertir tus objetivos de marketing en acciones efectivas

Método para convertir tus objetivos de marketing en acciones efectivas

Presentación & Post LinkedIn (46)

Estamos seguros que tenes super en claro cuál es tu meta de marketing pero, en un contexto tan dinámico como el que atravesamos, puede resultar difícil saber cuál es el camino correcto para alcanzarla. Por eso hoy te acercamos el método D-LEMP: Líder, equipo, marca y producto (Elizalde y Ávalos). Estas son las cuatro fuerzas esenciales capaces de generar efectos internos y externos en una organización que pueden conducirla a adquirir los objetivos planteados. Te invitamos a profundizar en cada una de ellas:

  • Líder:  Existen maestros que nos inspiran a animarnos a grandes transformaciones pero, a la vez, es muy enriquecedor conducir estos procesos de cambios.
  • Equipo: El conjunto de personas que acompañan al líder y demuestran que no está solo.
  • Marca: Es el símbolo de los valores de la organización. Motiva a las personas a actuar en una cierta dirección.
  • Producto/ Servicio: Es el formato concreto de las promesas de la organización.

El liderazgo, los equipos, la marca y los productos o servicios conforman el nucleo que da vida a las organizaciones. Todos son factores igual de necesarios para alcanzar las metas de la compañía: Un buen líder no basta si no cuenta con un equipo que lo acompañe, y tampoco alcanza con tener un buen producto si el sistema de marca no está en la misma línea.

Ahora bien, una vez que identificamos y solidificamos cada uno de los componentes de la matriz, llega el momento de entender cómo ensamblarlos satisfactoriamente. Hay 4 claves para hacerlo:

  1.  Ayudar a que el propietario de la empresa se transforme en líder.
  2. Conseguir que el grupo de personas que trabajan en la empresa, se convierta en un equipo.
  3. Mejorar la marca para que transforme la vida de quienes interactúen con ella.
  4. Lograr que los consumidores del producto o servicio tengan una experiencia positiva. Si se vinculan con la empresa a través del deseo, la emoción o la implicación.. ¡No hay limites!

El secreto es que tanto el líder, como el equipo, la marca y el servicio o producto apunten siempre a un mismo objetivo. La armonía entre estos componentes garantizarán alcanzar las metas propuestas.