Branding vs Performance: dos estrategias para potenciar tu marca

Branding vs Performance: dos estrategias para potenciar tu marca

branding performance

Branding y performance son dos palabras que seguro escuchas a diario a la hora de planificar las estrategias de tu marca. 

Aunque parezcan opuestas, lo cierto es que estos dos modelos pueden complementarse a la perfección para ayudarte a crear estrategias que optimicen y potencien tu negocio. 

Tanto las acciones orientadas a los resultados (performance), como las que buscan construir los valores y el relato de la marca (branding) son fundamentales para el crecimiento y desarrollo de cualquier marca. 

Vamos a conocer cada una de ellas un poco más en detalle. 

¿Qué es el Branding?

El branding engloba una gran cantidad de procesos y herramientas que llevan a la construcción de una marca y a la selección y diseño de todos los elementos que la compondrán.

 Este tipo de estrategia tiene como principal meta lograr posicionar a la marca en la mente de los consumidores, mejorar su reputación y credibilidad y aumentar la confianza que los usuarios ponen en la empresa. 

Implica diagramar y planificar los valores de la marca y definir su historia, para crear conexiones profundas y duraderas con los clientes. 

¿Qué es el Performance?

Cuando hablamos de performance en relación al marketing digital, lo hacemos pensando en un modelo que se centra en resultados concretos y cuantificables. En este tipo de estrategia, el anunciante sólo paga por los resultados que obtiene, ya sean clics, una suscripción o incluso, en su costado más ambicioso, una venta. 

En este tipo de estrategia, las decisiones se toman basadas en datos que son constantemente monitoreados y contrastados. Su objetivo es, básicamente, identificar si la inversión está dando los frutos deseados

Es una de las estrategias que avanzó más en los últimos tiempos, porque tiene grandes beneficios para las marcas que la eligen. 

Por un lado, genera oportunidades y nuevas maneras de obtener ingresos adicionales, con la posibilidad de enfocar la estrategia a los canales o métricas más deseadas, combinando diversos métodos de anunciar online.  Además, posee un control más claro de los resultados y del ROI y, combinado con el análisis big data, tiene niveles de eficacia altísimos. 

Para una buena campaña de performance, es clave definir los resultados de manera clara y cuantificable, con los KPI exactos. Además, el seguimiento y monitoreo deben ser no solo objetivos sino también flexibles, para adaptarse a los resultados. El análisis en tiempo real que permite este modelo es uno de los factores decisivos a la hora de elegirlo, ya que permite realizar mediciones y realizar cambios rápidos 

Branding vs performance

Como ya lo adelantamos antes, no existe tal dicotomía. Branding y Performance son dos estrategias que necesariamente deben ir de la mano para lograr potenciar al máximo la estrategia de tu marca. 

Se trata de acciones complementarias: invertir en acciones de branding y de resultados es un círculo infinito que debe retroalimentarse de manera constante. Detrás de los resultados hay algo que atrae a los usuarios, algo que puedes construir con una buena estrategia de branding. 

En resumen, se trata de dos modelos que deben (o deberían) ir de la mano, para poder obtener los mejores resultados y llevar tu marca al próximo nivel. ¿Estás aplicando alguna de estas estrategias? ¿Ambas? ¿Qué esperas para comenzar?